Ir al contenido principal

Ni siquiera las estrellas son el límite


Arte de Aylen Magali Suarez

Cuando mi hija supo que La Estrella es mi arcano favorito, diseñó esta lámina y me la regaló con una dedicatoria preciosa que atesoro, en la que sobresalió esta frase que, siento, toma el espíritu que la carta muchas veces me transmite: “Recuerda, ni siquiera las estrellas son el límite.”

Me hizo pensar en los límites imaginarios que nos rodean, en el corralito mental que conforma nuestra vida, una cosmovisión que pensamos es abierta y tal vez lo sea sólo si nadie la desafía. Cuando algo desafía nuestra idea del mundo, enseguida nos ponemos a la defensiva. Siempre luchan las dualidades, siempre se crean enemigos; sin embargo La Estrella muestra tanta paz..

TM Pablo Robledo
El libre albedrío probablemente tenga poco de libre, ya que las elecciones que hacemos están condicionadas por lo que creemos. Somos esclavos sin saberlo, hasta que nos hacemos concientes de los límites. Y si las estrellas no son el límite, qué hay mas allá? La Estrella responde: “Libertad. Certeza.”

La libertad no tiene fronteras. No va ni viene. No puede ser buscada o atraída, sólo puede ser reconocida. La libertad se expresa a través de la inspiración, de la creatividad, pero sólo son formas de expresión. La libertad no tiene definición.

La Estrella no cree, sabe. Ha aprendido a ver los límites imaginarios. Está centrada, está enraizada, entonces vive su existencia con plenitud. Está en el Ahora. Aceptó sus condicionamientos, tanto lo que puede soltar como los que no, y tal vez eso la haya liberado. Tal vez eso la haya pacificado. 

Ella no lucha. Deja de resistir. Aprende de lo que llega sin atarse a ningún resultado. No pierde su individualidad ni su pureza, pero tampoco se aísla completamente, por eso es generosa. Ella es como la Libertad que, mientras creemos que tenemos que ir a buscarla, está en todas partes inundándolo todo con su luz, desnuda de creencias, de apariencias, de condiciones.

Entradas populares de este blog

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Participar o no de la vida, he ahí la cuestión

Ejercicio de tirada Cruz Simple con el mazo Rider Waite. La consultante quiere poner en marcha un proyecto participativo, y pregunta si es una buena idea hacerlo. Participar o no de la vida? he ahí la cuestión..
A favor: La Estrella En contra: Cuatro de Copas Consejo: Tres de Copas Camino a seguir: As de Copas Síntesis: El Carro
Se observan muchas ganas de llevar adelante este proyecto. Convendrá ver hasta dónde afectan las expectativas que la consultante se genera para ser constante.
La Estrella nos cuenta que es una idea que hace ilusión y genera entusiasmo. La consultante está en un momento creativo muy inspirado que sabe que le conviene aprovechar. Es algo que puede hacer muy bien, dado que el proyecto en sí requiere de mucha creatividad. Sin embargo, Cuatro de Copas indicaría a priori que su proyecto podría generarle poca empatía. Esto es importante, porque sus parámetros de exigencia para consigo misma pueden impedirle disfrutar de hacer algo que realmente le gusta y para lo qu…

Tarot Osho Zen: Renacer