Ir al contenido principal

Ejercicio: tirada de dos cartas



Este ejercicio está basado en el propuesto por A. Jodorowsky, se trata de una tirada de dos cartas. Él lo denominó “El conflicto”, dado que  es una tirada para ver qué nos traba en el cumplimiento de un determinado tema. Pero lo importante aquí no es quedarse con el problema, sino aplicar la fórmula para darle fuerza al potencial que surge para la resolución del problema.
El ejercicio puede practicarse haciendo una pregunta puntual de algo que necesitamos resolver, o bien a modo de entrenamiento como ejercicio diario. Podemos preguntar en forma general:


Qué necesito poner en práctica hoy?: La Justicia

Cada jornada nos propone pruebas, y hoy es necesario aplicar el discernimiento para estar a la altura de las circunstancias. No dejarnos apurar por las emociones, tomar las cosas con calma y cierta dosis de frialdad. Pensar bien antes de actuar, sopesar y poner límites donde hay que hacerlo. Si hay decisiones que se han estado postergando, La Justicia sugiere definir y tomarlas, cortar el apego excesivo a todo aquello que ya no va. La Justicia recomienda cortar por lo sano para resolver.

Qué es lo que obstaculiza?: Arcano XIII

El miedo de cortar por lo sano o poner límites puede venir de un temor a lo desconocido (qué pasará después), o de un apego a las emociones que nos mantienen enganchados en el pasado. El Arcano XIII nos recuerda que él marca un proceso natural, algo que ocurre queramos o no, por lo cual es alentador que podamos reconocerlo. Hacer visible el miedo o el apego es dar el primer paso para transmutarlo. Estar a las puertas de una decisión importante como lo es cortar con lo que traemos de arrastre, implica asumir una responsabilidad y, por sobre todo, ayuda a observar nuestro verdadero rol en la situación (ni víctimas ni victimarios).

Transmutando

Al invertir la posición de las cartas buscamos transformar el obstáculo en combustible. Entonces, para poder dar el paso decisivo y radical que implica poner un límite, procuramos ser absolutamente conscientes de que el tiempo es el Ahora. Estar en el presente, ya no en el pasado. Ni siquiera en el futuro. “Aquí y ahora, esto es lo que necesito. Corto con miedos y enojos. Corto el rollo emocional. Sostengo mi presente y hago lo que tengo que hacer.”
Dice el dicho: "Ante la muerte, todos somos iguales", indicando que ella nos ve a través de nuestra personalidad. La Justicia aquí no busca calificar, juzgar, culpar o culparse. Está más allá, porque trasciende lo mas dificil, que es dejar morir esa parte de sí que la distrae y que ya no le aporta soluciones prácticas. Propone decidir con convicción y firmeza. Desmalezar en toda la ley. Toma fuerza de la coherencia y de la honestidad para con ella misma. Asume la responsabilidad de sus decisiones con valor: sabe que por más que duela y frustre, lo que fue, ya fue, y no tiene sentido seguir cargándolo.





Entradas populares de este blog

El sacrificio del Colgado

La Rueda: regalo y desafío del 2017