Ir al contenido principal

Carta para la Luna Nueva



El Ermitaño, Tarot de Marsella de Pablo Robledo.
El anciano camina y se sostiene en su bastón, llegará algún día a la comprensión. En su andar, susurra: “Divino ser que habitas en la noche, corre el velo, permíteme entrar, descubre para mí tu misterio. Enséñame el sentido de este andar, que tengo hambre y soledad vieja en mis espaldas. Divino ser que escondido vas en mi capa, dime, ¿cómo sé si estoy entrando o saliendo? Alimenta mi lámpara una vez más con tu consejo.”


Para la Luna Nueva del 26 de abril en Tauro, El Ermitaño nos sugiere:

Profundiza en el conocimiento de ti mismo. Aquieta la ansiedad que dispersa tu energía en vez de nutrirte. Reconócete en tu aspecto más sabio y céntrate. Cuídate íntegramente. Recuerda que una mente sana produce un cuerpo sano. Aprovecha esta luna nueva para organizar tus pensamientos. Minimiza el ruido externo, apaga la radio mental y encuentra en la introspección tus propias respuestas. Obsérvate en el silencio.

Podemos meditar con esta carta unos minutos. Poniéndonos el traje del Ermitaño nos hacemos esta pregunta: “Adónde voy?”

Un cristal que puede acompañar esta meditación: 

Turmalina negra (chorlo). Nos ayuda a asentar la energía, dispersa la tensión, limpia pensamientos negativos. Promueve la neutralidad objetiva y una actitud positiva.

Entradas populares de este blog

El sacrificio del Colgado

Ejercicio: tirada de dos cartas

La Rueda: regalo y desafío del 2017