Ir al contenido principal

Sacerdotisa en su mundo



Foto de Instagram: mkarina_ortiz

“Mi mundo puede ser grande o pequeño, puede ser expansivo o cada vez más selectivo. Mi mundo puede ser incluso ambas cosas dependiendo de mi ánimo y de las circunstancias mentales del momento, pues en definitiva, un mundo late y vive convirtiéndose en reflejo de ese interior que lo crea.

Un mundo puede parecerse a una burbuja de jabón, puede ahogarme por el encierro o puede permitir que vea más allá de sus límites gracias a su transparencia, regalándome una apertura ilusoria. Estoy atenta a saber que un mundo creado a la medida de lo que creo necesitar puede ser limitante si la medida es la sensación.

Un mundo puede ser como un huevo y entonces deberé romperlo desde el interior. Dándome cuenta de esto, podré incluso saber cuándo hacerlo. Y si el mundo me expande y me empuja, entonces mi sabiduría y prudencia me guiarán, porque necesitaré dirección y contención.

O puede que sólo necesite meditar en un pequeño y apacible rincón de mi casa, contemplar mi jardín en silencio y guardar todo ese universo latente en una prosa secreta que me recuerde de vez en cuando de dónde vengo y hacia dónde voy, para no perder mi centro.”

Reflexiones, lo que hoy me dice…

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales