domingo, 4 de septiembre de 2016

La Reina de Copas y el Diablo




Reina de Copas y El Diablo, Rider Waite Tarot
"Hablamos mucho sobre el Amor Incondicional, pero raramente lo toleramos. No somos conscientes de hasta qué punto somos incapaces de amar de esta manera. Vivimos imponiendo nuestras condiciones al mundo, no aceptamos lo que vemos y queremos amoldarlo a nuestro mundo ideal. Con los vínculos pretendemos hacer lo mismo, no podemos amar si el objeto de nuestro amor no nos corresponde de la misma manera. No nos conformamos, exigimos.

La verdad es que el Amor Incondicional está libre de eso, no se apega a nada, no exige nada, no se obliga a nada pero está presente en todo momento. Todo lo impregna. El Amor Incondicional es Libre, y el ser humano no se concibe aún como un ser libre. Si  no puede poseer, buscará desesperadamente ser poseído.

Liberarse de esta forma distorsionada de Amor nos lleva la vida entera, porque fue lo que mamamos desde la cuna y no se nos ha permitido conocer otra cosa. Experimentar el Amor Incondicional nos hará transitar irremediablemente por un largo camino de culpas y reproches, posiblemente rechazo y juzgamiento (sea propio o externo). Liberarnos incluso del dolor que experimentamos al pasar por eso y no odiar en el proceso, es experimentar el Amor Incondicional o el principio de él.

Hoy busquemos reconocer nuestras cadenas internas antes de juzgar las cadenas ajenas. Todos pasamos o pasaremos por los mismos ajustes alguna vez. El Amor Incondicional no es una vía fácil en el plano Tierra, en esta encarnación, en esta era. Aún queda mucho por aprender.”

Reflexiones: Lo que hoy me dice...