Ir al contenido principal

"Cambia. Adáptate. Purifícate. Renuévate.”



La Muerte sugiere atravesar la crisis sin resistirla. Compone una imagen fuerte y atemorizante, pero impone, básicamente, un cambio de paradigma, una modificación profunda en la forma de hacer las cosas. La Muerte nos permite finalizar una concepción determinada de ideas, dar por terminados enfoques que ya no nos dejan, desde este punto, seguir evolucionando. Se impone un cambio, una apertura.
El Mago recibe el cambio con regocijo. Como buen maestro de la alquimia, él comprende los procesos por los que debe pasar la materia para purificarse. Entiende que la Muerte ha de ser un proceso del ser que busca expandirse y madurar, por eso necesita adaptarse para que esto tenga lugar. El Mago observa con curiosidad. Es un observador absorto aprendiendo de una transformación de la que es parte también. Porque sin el observador, o el experimentador, la alquimia no sería más que mito. Lo que esta combinación me dice hoy es “Observa cómo tu propia evolución está teniendo lugar y muda de piel. Corrige rumbos, cierra puertas y permite que otras se abran. Ya se han cumplido ciclos y ahora hay que adaptarse a los nuevos escenarios que trae la vida. Para avanzar, lo viejo necesita dejarse atrás. Cambia. Adáptate. Purifícate. Renuévate.”

Reflexiones: Lo que hoy me dice..

 

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales