lunes, 20 de julio de 2015

Anam Cara: El hermano del alma



Mandala con símbolos celtas.


La tradición celta posee una hermosa concepción del amor y la amistad. Una de sus ideas fascinantes es la del amor del alma, que en gaélico antiguo es anam cara, “Anam” significa alma en gaélico, y “cara” es amistad. De manera que Anam Cara en el mundo celta es el “amigo espiritual”.

En la iglesia celta primitiva se llamaba anam cara a un maestro, compañero o guía espiritual. Al principio era un confesor a quien uno revelaba lo más íntimo y oculto de su vida. Al anam cara se le podía revelar el yo interior, la mente y el corazón. Esta amistad era un acto de reconocimiento y arraigo. Cuando uno tenía un anam cara, esa amistad trascendía las convenciones, la moral y las categorías. Uno estaba unido de manera antigua y eterna con el amigo espiritual. Esta concepción celta no imponía al alma limitaciones de espacio ni tiempo. El alma no conoce jaulas. Es una luz divina que penetra en ti y en tu otro. Este nexo despertaba y fomentaba una camaradería profunda y especial. Juan Casiano dice en sus Colaciones que este vinculo entre amigos es indisoluble: “Esto, digo, es lo que no puede romper ningún azar, lo que no puede cortar ni destruir ninguna porción de tiempo o de espacio; ni siquiera la muerte puede dividirlo”.

En la vida todos tienen necesidad de un anam cara, un amigo espiritual. En este amor eres correspondido tal como eres, sin mascaras ni pretensiones. El amor permite que nazca la comprensión, y ésta es un tesoro invalorable. Allí donde te comprenden está tu casa. La comprensión nutre la pertenencia y el arraigo. Sentirte comprendido es sentirte libre para proyectar tu yo sobre la confianza y protección del alma del otro. Pablo Neruda describe este reconocimiento en un bello verso: “Eres como nadie porque te amo”. Este arte del amor revela la identidad especial y sagrada de la otra persona. El amor es la única luz que puede leer realmente la firma secreta de la individualidad y el alma del otro. En el mundo original, solo el amor es sabio, sólo él puede descifrar la identidad y el destino”.

Fuente: El Libro de la Sabiduría Celta, John O’Donohue


martes, 7 de julio de 2015

Lo que hoy me dice El Carro



El Carro, Tarot Rider Waite

Hoy El Carro me habla de alguien que emprende un viaje, lanzándose a lo desconocido. Y este viaje se convierte en una aventura, pues aún sabiendo adonde va, son inciertas las puertas que abrirá en su camino hacia la meta. El auriga me habla hoy sobre el valor y la voluntad que aplica en estas marchas, pues sabe que deberá superar obstáculos y va preparado para eso.

Él pertenece a la realeza y conecta por esa vía con lo divino en sí mismo. Se embarca en un viaje hacia lo más profundo o hacia lo más deseado, pero será fundamental el enfoque.  Al saber qué queremos y con qué herramientas contamos, es posible ver con más claridad por dónde ir y cómo triunfar sobre los obstáculos que pudieran presentarse. Dice el proverbio zen “Muévete y el camino aparecerá”; el auriga lo confirma y recuerda que hacerse uno con el camino es lo que siempre le ha permitido llegar a su destino.

"Solo me deja tranquila saber que he sido auténtica"





“No reniego de mi naturaleza, no reniego de mis elecciones, de todos modos he sido una afortunada. Muchas veces en el dolor se encuentran los placeres más profundos, las verdades más complejas, la felicidad más certera. Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por el mundo, que solo me deja tranquila el saber que he sido auténtica, que he logrado ser lo más parecido a mi misma que he podido.” Frida Khalo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Seis de oros: "Dar es tambien darse a sí mismo"



Seis de oros, Tarot Rider Waite
Intercambio de energía, valoración de lo que se da y se recibe. Interacción. Esta es una hermosa carta de equilibrio de fuerzas, pues se da en la medida que el otro necesita. Tomamos en cuenta sus necesidades. Asimismo, también puede referir a la ayuda que recibimos en el momento oportuno. Hay balance, se devuelven los favores o se reciben, se pagan deudas y por tanto hay igualdad de posiciones, o al menos así se percibe. Hay correspondencia y afinidad, se encuentra el sentido práctico de las cosas, se recibe lo que se merece.
La riqueza no viene de la acumulación de bienes sino del permanente flujo de energía. Ello no debe poseernos, al saber soltar sin aferrarnos a lo material, tomamos lo mejor, lo verdaderamente valioso.
Como consejo, el 6 de oros nos dice que saber abrirnos permite la llegada de aquello que necesitamos, y sugiere una acción:  “Ofrece aquello que surge de tu corazón. Aquello valioso y esencial que puede manifestarse a través de acciones generosas. La retribución de estas acciones se devuelve en abundancia: dar es también darse a sí mismo.”

"Hoy me atrevo"



El Loco, Tarot Osho Zen

Maravillosa carta de libertad, creatividad y despreocupación, pero ante todo de confianza en sí mismo. Estas cualidades lo hacen un hábil conocedor de sus tiempos internos: en la necesidad de crear, crea; en la necesidad de salir, sale. Se mueve en forma instintiva y más saludable. Acrecienta con su presencia el impulso de avanzar hacia lo inexplorado: “Hoy me atrevo” sería su impronta, volviéndose al punto de la niñez en la que todo en el mundo era una gran aventura. Lo sabemos, pues recordamos que siendo niños el descubrimiento y la conquista estaban al alcance de nuestra imaginación.