Ir al contenido principal

Tara Verde, diosa tibetana de la curación




“Om Tare Tuttare Ture Soha”




Om: Los sagrados Cuerpo, Palabra y Mente de Tara
Tare: Aquella que libera del sufrimiento verdadero
Tuttare: Aquella que elimina todos los miedos
Ture: Que concede todo el éxito
Soha: Tener la fuerza para enraizar en mi mente el significado
del mantra. Las bendiciones trascienden el pasado, el presente y el futuro.




Tara Verde es la manifestación de la energía femenina de la
mente iluminada (Sabiduría, Intuición, Creación). Al desenvolver esa energía
dentro de nosotros, tendremos más vitalidad y disposición para realizar
nuestros proyectos de vida. 


Meditación:


Estará orientada a extinguir miedos, resentimientos y todo
aquello que nos inmoviliza y nos impide avanzar. Nos enfocamos en nuestra sanación
física, mental y espiritual y en la certeza que la Diosa Tara nos brindará la
sanación.

Respiramos unos minutos y relajamos nuestro cuerpo. Nos enfocamos y
pedimos  claridad a Tara Verde. 
Comenzamos a recitar el mantra “Om Tare Tuttare Ture Soha”
Visualizamos una luz verde esmeralda y brillante que desciende por la
coronilla, pasa por la garganta  y llega
hasta nuestro corazón. Desde allí se funde y se expande por todo nuestro cuerpo
y vemos que nuestro cuerpo está colmado íntegramente y rodeado de la luz verde
esmeralda de la diosa Tara. Esa luz brillante nos purifica, nos sana, nos
equilibra, mientras la diosa escucha y nos concede nuestro pedido.
Podemos permanecer un momento más, agradeciendo a la diosa por la sanación
recibida.
Si lo deseamos, podemos dedicar esa energía a la Madre Tierra.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales