Ir al contenido principal

Oráculo Celta para el mes de marzo


Nimue, La Providencia

"Presagia un cambio repentino de suerte, azaroso e inesperado. También responde a un plan inteligente y ordenado que definirá positivamente el destino. La vida es causa y azares. De acuerdo a la acción desarrollada hasta el presente cosecharemos lo que sembramos. Nada ocurre porque sí, somos la causa y vivimos el efecto de acuerdo a un proyecto creado entre nuestro yo interno y la providencia. Cuando aparece esta carta la providencia tiende su mano".



En el oráculo celta Nimué es la Dama del Lago, guardiana de Excalibur. Ella nos dice: "Estoy aquí para ayudarte, pero ¿cuál es tu plan? Si me hablas de cosecha, cuéntame ¿qué has sembrado? Nada ocurre porque sí." Es la que nos invita a estar atentos a las oportunidades que se presentan, pues de nuestra acción dependerá la ayuda que podamos recibir para completar la tarea.  


Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales