Ir al contenido principal

Reflexión sobre la carta diaria


El ejercicio de sacar una carta diaria no deja de ser importante para mantener frescos los conceptos teóricos  de cada lámina y hasta el día de hoy sigo practicándolo con el mismo entusiasmo de la primera vez. Sin embargo, reflexiono sobre el para qué lo hago realmente. Si fuera por refrescar conceptos, es más práctico recurrir a los libros.

El hecho de sacar una carta del mazo tiene un condimento extra, apunta a una necesidad de zambullirnos en lo desconocido, buscamos algo que no esté en los libros. Buscamos, básicamente, que el tarot nos hable en forma personal, que nos susurre un secreto.
Si al sacar una carta del mazo fijamos el objetivo de “saber cómo será el día de hoy” o “qué nos depara la jornada” implica estar abiertos a lo que sea que acontezca ese día, y si bien no deja de ser interesante estar prevenidos, a su vez nos limita a ser simples testigos y espectadores de lo que acontece.

Si buscamos, en cambio, darle un valor extra al ejercicio, daríamos una vuelta de tuerca para saber “qué conviene recordar hoy”  o “sobre qué temas es importante que hoy reflexionemos” o “qué mensajes tiene para nosotros el Tarot en este día”. De esta forma participamos activamente, pues nos comprometemos con un aprendizaje y nos abrimos a nuevos puntos de vista. 


L
a forma más valiosa de usar el Tarot es aquella que contribuye a la expansión de nuestra mente, probando nuestros límites y desafiándonos a la aventura del conocimiento. La búsqueda de orientación nos lleva indefectiblemente en esa dirección, pero el Tarot nos señala el Norte, no hace el camino con nosotros. Tampoco será el bálsamo para nuestros lamentos ni el aplauso en nuestros éxitos. Recurrir al Tarot para buscar consuelo es absurdo y hasta peligroso. El Tarot es un puente, simplemente, que nos conecta con nuestra sabiduría más profunda. Y bien usado será el canal hacia esa evolución que anhelamos.

Al sacar una sola carta del mazo ya estamos activando una energía potente que eventualmente tendrá un efecto en nosotros. Entonces, es importante saber para qué la sacamos y asegurarnos que el propósito valga la pena más allá de la pregunta que hagamos. De la misma forma que "todos los caminos conducen a Roma", de una u otra manera, todas las preguntas conducen a una mejor comprensión de nuestra realidad.

 

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

La Rueda: regalo y desafío del 2017

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales