miércoles, 10 de diciembre de 2014

Poema inspirado en La Fuerza



Mansamente llega la bestia
Pero me incita a la lucha
¡Crear es fuerza! Me ruge de repente,
Mas yo la ignoro, provocando su feroz ataque.
Ciega e impedida de eludir la lucha
Cedo e impongo mis manos
En transparente gesto desarmado.
La bestia entonces en sigilo se acerca,
“Mi ataque es de frente”, me advierte.
Y yo, desnuda de deseos, la dejo atacar.


Entonces ocurre que su furia se transforma y su rabia desaparece, pues en abrazo la recibo.
Y al observar a la bestia veo
Que yo misma soy en primitivo aspecto
Y llena de compasión afirmo: “¡Me permito Ser!”
Y la bestia se silencia, domada queda de toda violencia y descontrol;
Y al recibir su abrazo, domada quedo de toda desidia y abandono.
En la comprensión de esta danza que ya no es lucha
Nos fundimos en potente energía vital y perpetua, pero controlada.
Soy Fuerza.




Foto:Annie Leibovitz