sábado, 18 de octubre de 2014

"El que espera, desespera"


"El que espera, desespera". Anónimo
Foto: El Colgado y Cinco de Copas, Tarot Rider Waite.



Quién no se vio alguna vez en esta situación: de golpe los planes se han detenido y quedamos en un momento que tenemos que replantearnos como seguir. Nos vemos forzados a hacer una pausa en el camino. 
¿Qué es lo que nos preocupa cuando estamos “colgados”? En una sociedad en la que nos enseñan que hay que ser productivos, exitosos y estar siempre en la “cresta de la ola” la inacción se vive como un sacrificio. No nos permitimos las pausas aún cuando las necesitamos. ¿Tememos perder espacios, oportunidades, afectos? Sentirnos imposibilitados para avanzar y que esto lo asociemos a la pérdida nos puede hundir en frustración y dolor, tal como lo refleja el Cinco de Copas. El asunto que conviene atender entonces no es el hecho de estar colgado/detenido - si bien es positivo entender qué nos mantiene en ese estado -, sino cómo vivimos esa circunstancia.

El Cinco de Copas es un arcano de cortes pero también nos da una esperanza: puede perderse algo pero no todo, dice. Analicemos entonces si lo que perdimos y tanto nos duele no había ya cumplido su ciclo en nuestra vida. Así, podemos entender el cinco de copas como un proceso de limpieza interior llevándose a cabo, que apunta precisamente a soltar lo que ya no es necesario en nuestro camino. Y si no detenemos la marcha para pensar sobre estas cosas, esa decisión no es posible. El estancamiento del Colgado es transitorio; sólo es peligroso cuando nos instalamos en la frustración sin ver más allá. 

Sin duda una mirada nueva es necesaria para tomar perspectiva de las cosas y poder seguir avanzando. Nuestro temperamento y nuestra voluntad son fundamentales para saber respetar los tiempos que nos impone el Colgado con el ánimo que acompañe ese proceso de la mejor forma posible.