Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

"El que espera, desespera"

"El que espera, desespera". Anónimo
Foto: El Colgado y Cinco de Copas, Tarot Rider Waite.


Quién no se vio alguna vez en esta situación: de golpe los planes se han detenido y quedamos en un momento que tenemos que replantearnos como seguir. Nos vemos forzados a hacer una pausa en el camino. 
¿Qué es lo que nos preocupa cuando estamos “colgados”? En una sociedad en la que nos enseñan que hay que ser productivos, exitosos y estar siempre en la “cresta de la ola” la inacción se vive como un sacrificio. No nos permitimos las pausas aún cuando las necesitamos. ¿Tememos perder espacios, oportunidades, afectos? Sentirnos imposibilitados para avanzar y que esto lo asociemos a la pérdida nos puede hundir en frustración y dolor, tal como lo refleja el Cinco de Copas. El asunto que conviene atender entonces no es el hecho de estar colgado/detenido - si bien es positivo entender qué nos mantiene en ese estado -, sino cómo vivimos esa circunstancia.
El Cinco de Copas es un arcano de cortes pe…

La Templanza

Ejercicio con La Templanza

Si en el trato con los otros no damos con amor y respeto nuestro tiempo y nuestras palabras, la comunicación termina siendo ruido sin sustancia, apenas banalidad, vacío infinito, cáscara. ¿Qué necesidad puede tener un ser humano de conectarse sin tener nada que decir o dar? ¿Por qué habría de aturdirse con ruido, cuando la música del alma es tan hermosa? La Templanza podría responder “No sueltes los vínculos con aquellos con quien puedas compartir una bella sinfonía, pero acepta que ellos vienen y van, así como nosotros vamos y venimos. Y aún en esa marea inquieta, que no es más que el camino hacia el próximo encuentro, date permiso para disfrutar del silencio.”

Reflexionando con los arcanos

Ejercicio con el Tarot de Marsella


En el espacio de mi mente vuela una idea, ¿Adónde me  conduce? La Templanza acude como respuesta: A la comprensión de Unidad. La Unidad no es Uno sino Todos, me dice. De a poco voy entendiendo que esa unidad es lo que me equilibra, es el contrapeso que necesita mi balanza para volver a mi centro, pues qué son las ideas si no pueden compartirse. Hay un tiempo para retraerse y otro para integrarse. Un tiempo para tomar y otro para dar, lo sé. Estas cartas representan dos virtudes, Templanza y Justicia, que no solo hablan de elevarse y equilibrarse, sino que también buscan la Verdad. La propia, claro. No mentirse. Asimismo  me hablan de integración de objetivos: actuar de acuerdo al saber y sentir, teniendo en claro que La Justicia también me insta a no desviarme del rumbo.

¿Hacia dónde ir? La respuesta llega a través de El Carro, y éste responde que el camino en realidad no existe, nosotros lo hacemos al andarlo, tales son las palabras del poeta. Pero me…