Ir al contenido principal

“Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña”


Es propicio enfocarse en las tareas que amamos y conectar con el ímpetu que nos ponga en movimiento. El As de Copas y El Carro parecen gritar “¡Amigo, avanza en la dirección de tus sueños!”


El camino que va al encuentro de lo que queremos está frente a nuestros pies ¿qué más se necesita que la voluntad de ir por ello? Muchas veces nos cuesta ver lo cerca que estamos de nuestra meta, obnubilados por las preocupaciones o por la ansiedad. El consejo de estos arcanos sería entonces asumirse como un aventurero, igual que el valeroso caballero Parsifal que va en busca del Grial.  Atreverse a dejar el miedo de lado, pues lo peor que puede pasar no es el fracaso, sino cargar por siempre con la duda del “qué habría pasado si”. Nuestros anhelos necesitan alimentarse de nuestra fe en ellos para madurar y fructificar. Entonces ¡A trabajar! No olvides que  “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña” 

Entradas populares de este blog

El sacrificio del Colgado

Ejercicio: tirada de dos cartas

La Rueda: regalo y desafío del 2017