Ir al contenido principal

Día Internacional de la Mujer



El Día Internacional de la Mujer es un momento para conmemorar el papel de las mujeres que producen avances positivos, armonía social y posibilidad de mejoramiento general de las condiciones de vida de nuestra generación y de generaciones futuras.
Durante marzo de 1908, 40 mil costureras industriales de grandes fábricas se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga (trabajaban 16 horas diarias), entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil. Durante la huelga, 129 trabajadoras (algunos hablan de casi 150) murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. 

Nueve años más tarde, en 1917, miles mujeres rusas escogieron el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”. Cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y poco después el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico día fue el 8 de marzo. 

Entonces, el Día Internacional de la Mujer se refiere a mujeres comunes y corrientes como ejes de cambio en la historia. Si bien aún queda mucho camino por recorrer en términos de igualdad, es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales