Ir al contenido principal

El arcano escondido (V)



Quienes se hayan deleitado con la historia de Orgullo y Prejuicio de Jane Austen saben que esta foto pinta a la perfección el carácter de la pintoresca Señora Bennet. ¿Cuál es el arcano escondido en esta escena?



Vemos a una mujer en el centro de la atención de un grupo de personas. Parece que tiene novedades "jugosas", pues todos están pendientes de sus palabras. Efectivamente, a la Señora Bennet le gusta compartir información de primera mano, pero siempre agregando su particular (y a veces pérfido) punto de vista. Se hace palpable en ella una fuerte Reina de Espadas invertida, pues a lengua suelta no hay quien le gane, con el condimento añadido que sabe mucho menos de lo que cree saber. 

La escena se completa con un montón de personajes silenciosos pero igualmente encantados de formar parte de esos secretos que parecen estar develándose ante ellos. La atmósfera de La Luna inunda de niebla el cuadro y entonces impide discernir qué parte del discurso es real y qué parte es fantasía o auto-engaño de la protagonista de esta foto.  ¿Habrá que creerle todo lo que dice? Quienes conocen la naturaleza del personaje saben que no es maldad lo que motiva estas actitudes, sino simplemente su estrechez de miras.

¿Cuál es el arcano que ves escondido?

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales