Ir al contenido principal

Ejercicio: Blancanieves



Ejercicio realizado a partir de una Cruz Celta.

Yo tenía una idea equivocada de Blancanieves, creí que era frágil. Eso era lo que me habían contado. Pero en realidad lo que tiene es un torbellino de pensamientos que la lastiman. El mundo es cruel y la obliga a crecer apresuradamente. Al conocer su historia, la que cuento aquí, entendemos que nunca hubo fragilidad, sino que era su propio valor pugnando por salir a la superficie.
Ejercicio: Cruz Celta

Pasado Reciente: Rey de Oros invertido. Con la muerte del rey, Blancanieves pierde no solo a su padre, sino también el sostén material, su riqueza, su posición y su corona. Empobrecida y despojada, nuestra heroína - confundida y sola -, sufre pero sin rendirse. La pérdida es el principio de la historia.

Blancanieves: El Carro. Puede parecer frágil ante el mundo, pero pese al dolor que atraviesa nada la doblega. El Carro describe a una joven con una voluntad fuerte y dirigida a un objetivo. No está del todo perdida. Conoce su rumbo. ¿Qué quiere Blancanieves? Ella quiere ser dueña de sí misma y recuperar el control de su reino. Apenas tendrá tiempo de llorar a su padre muerto y ya tendrá que librar algunas batallas para conseguirlo.
Lo que atraviesa: Sota de Espadas invertido. Su mayor obstáculo sin embargo parece ser ella misma, a diferencia de lo que ella pudiera creer. Sin quererlo, y posiblemente por su juventud e inexperiencia, Blancanieves pudo haber contribuido a forjar algunos problemas que se generaron a su alrededor. Sin poder resolver adecuadamente, no se queda callada frente a cosas que no le gustan y  es imprudente al no saber elegir el momento y la mejor forma para realizar sus reclamos. Su obstáculo es su impulsividad, su incapacidad para reflexionar, generando enfrentamientos sin medir consecuencias.
Lo consciente: 6 de Espadas. Ella ve en el exilio una oportunidad de sanar su tristeza. Su dolor no la deja pensar  y necesita hacerse a un lado. Ella se ve a sí misma como alguien que lo ha perdido todo y entonces siente que será mejor buscar nuevos horizontes, elegir un lugar más apropiado para curar sus heridas. Decide alejarse.
Lo inconsciente: 8 de Espadas. Pero no ve algo importante, todavía no lo ve. Sus propios pensamientos la acorralan y en algún punto deberá reflexionar para escapar de esa prisión: ¿De quién es prisionera Blancanieves? Sin duda hay una injusticia cometiéndose en perjuicio de ella, ¿pero hasta dónde ella misma lo ha permitido con su inacción? Futuro cercano: 9 de Bastos. Muy pronto Blancanieves estará jugando su papel y resistiendo con todas sus fuerzas para no perder el terreno ganado. Dejará de huir. Volverá de su exilio y peleará por lo que le pertenece, pero necesitará ayuda.
Influencias internas: El Juicio. Está transformándose en una mujer, conectando con esa parte de sí misma que le impide volver sobre sus pasos. Blancanieves evoluciona y se reencuentra con su verdadero propósito. Veíamos antes que sus pensamientos la atormentaban, su sentido de víctima sólo le dejaba espacio para discusiones y para la huida, pero ya no corre. No es la niña frágil que los otros piensan, hay una mujer que bulle por salir a la superficie. La solución está en sus manos y empieza a comprenderlo.

Influencias externas: 4 de Oros. Acá aparece reflejada su antagonista, su madrastra, la reina. ¿Es la belleza de Blancanieves el verdadero problema? La reina lo quiere todo, no quiere compartir nada. Ha decidido administrar todo el poder, se autoproclamó legítima heredera y no será fácil para Blancanieves “negociar” con ella. La rigidez de su madrastra podría esconder  un profundo temor a la carencia. Un temor demasiado arraigado y enfermo, difícil de extirpar. En la lámina del Rider Waite, el personaje parece vestirse con las monedas. Quitarle la corona a la Reina sería desnudarla y dejarla totalmente vulnerable. La belleza de la joven no tiene nada que ver con los temores de la soberana, al menos no en gran medida, el problema es su propia superficialidad y materialismo.
Miedos y Esperanzas: 8 de Bastos.
Las esperanzas de la joven princesa están puestas en la ayuda que viene en camino. Esta carta parece reflejar al príncipe y a los siete enanos, los personajes que componen el resto de la historia. La fuerza y el apoyo que Blancanieves necesita vendrán y serán contundentes.

Corona: La Muerte invertida (6 de Copas invertida y 9 de Espadas invertida). En el final, vemos que han llegado justo a tiempo para salvarla de la muerte. Por poco la perdemos. Pero la muerte que no llegó nos permite observar un final abierto, pues sobrevivir no será suficiente. ¿Habrá de hacerse justicia? Sabemos que sí, pero para que esa justicia llegue Blancanieves deberá sobreponerse a la pesadilla y dejar atrás la actitud pasiva. Dejar de mirar atrás y volver la vista hacia su presente, es preciso que abandone el duelo, que se adueñe de sí misma, que sea Carro.



Blancanieves crece haciendo de la manzana envenenada su mayor fuerza, aceptando la prueba a la que fue sometida y abrazándola como parte de ella. Ella se apropia entonces del símbolo, ya no es el de la reina, que queda así despojada de todo poder. Blancanieves es la que ha renacido, la que ha pasado el umbral del miedo, la que venció al veneno y a sus propios terrores.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

La Rueda: regalo y desafío del 2017

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales