Ir al contenido principal

Reina de Copas

Estamos en presencia de una mujer sumamente intuitiva, compasiva, generosa, empática y amorosa. La Reina de Copas nos envuelve en sentimientos de unión con nuestro entorno o con aspectos olvidados de nosotros mismos. Es capaz de contenernos y de aconsejarnos sabiamente.

Si fuera una situación, sería el estado meditativo y contemplativo que nos ayuda a volver a nuestro centro o a re-conectar con aquello que nos equilibra. Es el estímulo para crear y por qué no, el deseo de amar.
Es una dama sensible, sincera y receptiva, pero cuidado, porque sus atributos en exceso la vuelven susceptible e influenciable.  
La Reina de Copas, fundida en su intuición y en su espiritualidad, emana amor y nos envuelve en los mejores aspectos del poder del agua. Su fuerza radica en la suavidad y en la claridad de sus intenciones.

Entradas populares de este blog

El sacrificio del Colgado

Ejercicio: tirada de dos cartas

La Rueda: regalo y desafío del 2017