Ir al contenido principal

Reina de Copas

Estamos en presencia de una mujer sumamente intuitiva, compasiva, generosa, empática y amorosa. La Reina de Copas nos envuelve en sentimientos de unión con nuestro entorno o con aspectos olvidados de nosotros mismos. Es capaz de contenernos y de aconsejarnos sabiamente.

Si fuera una situación, sería el estado meditativo y contemplativo que nos ayuda a volver a nuestro centro o a re-conectar con aquello que nos equilibra. Es el estímulo para crear y por qué no, el deseo de amar.
Es una dama sensible, sincera y receptiva, pero cuidado, porque sus atributos en exceso la vuelven susceptible e influenciable.  
La Reina de Copas, fundida en su intuición y en su espiritualidad, emana amor y nos envuelve en los mejores aspectos del poder del agua. Su fuerza radica en la suavidad y en la claridad de sus intenciones.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales