Ir al contenido principal

Curiosidades del cine: Tarot de Wirth en las manos de Sherlock Holmes




En la película de Sherlock Holmes- Juego de Sombras, pudimos apreciar una escena en la que una gitana intenta leerle la suerte al conocido detective. Se trata del Tarot de Wirth.
Este bello tarot presentado en la película estrenada en 2011, fue creación del ocultista suizo Oswald Wirth, quien se basó en el Tarot de Marsella y mazos italianos de la misma época para crear junto a Stanislas de Guaita un mazo de 22 Arcanos Mayores.
 



Acerca de su autor
Oswald Wirth nació en Suiza en 1860. Fue ocultista, masón, miembro de los rosacruces y de la Sociedad Teosófica, dibujante y prolífico escritor.
Guaita fue considerado por Wirth como un gran maestro en la Cábala y la metafísica, y fue su mentor en el área literaria en la que Wirth también se desarrollaba. Con su colaboración, crearon un mazo que buscaba recuperar la pureza de los primeros mazos de Tarot. Animado
por Guaita, Wirth dibujó además con gran arte los arcanos del mazo que hoy llevan su nombre y del que sólo se editaron 350 ejemplares en 1889. Este Tarot sirvió de inspiración a Papus para su Tarot de los Bohemios.

En el mazo de Wirth están ricamente combinados elementos del tarot marsellés, el de Eliphas Leví y de Court de Gébelin, además, los colores son más vivos que en sus predecesores.
En 1937, Wirth publica El Tarot de los imagineros de la Edad Media, libro en el hizo un estudio más pormenorizado acerca de los colores en los Tarots originales.
En 1966 y 1984, la empresa U.S. Games diseñó los Arcanos Menores e hizo modificaciones en los colores, incorporándole colores metalizados. Oswald Wirth murió en 1943.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales