lunes, 26 de agosto de 2013

Cartas al Hierofante (I)


Mi muy respetado maestro

Aquí estoy, como tú me has sugerido, tomando el timón en la nave de mi vida, haciendole frente a la tempestad provocada por mis decisiones irreflexivas. En el medio de una terrible tormenta recordé tus palabras, oh sabio! que sabes de mí mucho más que yo mismo. ¿A quién confiarle entonces mis más profundos temores, sin esperar que se me juzgue cruelmente por no haberlas escuchado?
Mi querido maestro, acudo a ti una vez más para pedirte consejo en esta hora de angustiosas dudas ¿Qué puedes decirme, que me guíe hacia aguas más calmas y templadas?


Mi apreciado discípulo

Cierto es que mis palabras fueron escuchadas, puesto que estabas allí para oírlas. Sé bien que entendiste cada una de ellas y también cuáles serían las consecuencias de ignorarlas. Sin embargo aquí estamos, como tú dices, ante los hechos que hoy te atormentan y que
El Hierofante, Tarot Rider Waite
procuraré, por el afecto que te guardo, ayudarte cuando no a eludirlos, sí a enfrentarlos con templanza y sabiduría. Es ante todo, mi querido discípulo, una prueba de las tantas que a lo largo de tu vida deberás enfrentar, porque nadie de este mundo está libre del aprendizaje que se nos promete al momento de nacer. Y puede que mis palabras no te sean significativas si no alivian el dolor de tu amargura, si no contienen una solución plausible. Más no es mi tarea cortar la maleza de tu camino, sino ayudarte a encontrar la herramienta en tu interior que lo haga, esa que con tu inteligencia y buen juicio únicamente puedas darle filo y convertirla en tu mejor aliada. 
Mi consejo, pues, es el siguiente: 

Busca en las bases de tus creencias la fuerza para no caer y mientras eso haces, conserva el valor y la tenacidad que está en tu naturaleza. Escucha a tu maestro interior: si ante esta prueba estas, es porque puedes con ella, lo cual no significa que debas enfrentarla solo. Busca apoyo no sólo en mis consejos. Sin duda hay a tu alrededor personas que pueden darte contención, escúchales también, déjate ayudar. Sé receptivo y encontrarás consuelo; más discierne según tu intuición y no tus deseos. No cometas el mismo error que te trajo a esta tormenta.  Devela al mundo lo que has aprendido y te sorprenderás a ti mismo. Si hay alguien capaz de guiar su barco hacia un puerto seguro sin duda eres tú, mi querido y fiel discípulo.



Licencia Creative Commons
Cartas al Hierofante por Karina Ortiz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.Basada en una obra en http://www.tarotdeleyenda.com.ar.