Ir al contenido principal

La lámpara de Guno


"Hace cientos de años, había un hombre en una ciudad de Oriente. Un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice: ¿Que haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano?. Si tú no ves...

A ello, el ciego le responde: "Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí. No sólo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella. ¿No sabes que alumbrando a otros, también me beneficio yo, pues evito que me lastimen otros que no podrían verme en la oscuridad?".



Si bien este cuento breve está publicado en infinidad de sitios web, nadie ha puesto la fuente. Cumplo en aclarar que el texto no es mío y si algún lector sabe quién lo escribió me encantaría que me escriba, así lo citamos ¡Gracias!

Entradas populares de este blog

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Participar o no de la vida, he ahí la cuestión

Ejercicio de tirada Cruz Simple con el mazo Rider Waite. La consultante quiere poner en marcha un proyecto participativo, y pregunta si es una buena idea hacerlo. Participar o no de la vida? he ahí la cuestión..
A favor: La Estrella En contra: Cuatro de Copas Consejo: Tres de Copas Camino a seguir: As de Copas Síntesis: El Carro
Se observan muchas ganas de llevar adelante este proyecto. Convendrá ver hasta dónde afectan las expectativas que la consultante se genera para ser constante.
La Estrella nos cuenta que es una idea que hace ilusión y genera entusiasmo. La consultante está en un momento creativo muy inspirado que sabe que le conviene aprovechar. Es algo que puede hacer muy bien, dado que el proyecto en sí requiere de mucha creatividad. Sin embargo, Cuatro de Copas indicaría a priori que su proyecto podría generarle poca empatía. Esto es importante, porque sus parámetros de exigencia para consigo misma pueden impedirle disfrutar de hacer algo que realmente le gusta y para lo qu…